Monseñor Dr. JOAQUÍN MARTÍNEZ VALLS


 

In memoriam

Monseñor Dr. JOAQUÍN MARTÍNEZ VALLS
1928-2016

 

El Señor llamó a su casa a nuestro querido Mons. Joaquín Martínez Valls para recibir el premio por sus fatigas y servicio a la Iglesia.*

Tuvimos la Gracia de tenerlo en nuestra Casa de Estudios, por lo cual le agradecemos a la Diócesis de Orihuela-Alicante, por haber permitido y autorizado que su ilustre hijo, pudiera apoyarnos en la hermosa e importante misión de fundar y organizar una Universidad Católica en la Diócesis de Carabayllo, en la periferia norte de la ciudad de Lima, Perú.

Mons. Joaquín compartía con nosotros un sueño: “Formar personas con una gran humanidad” es por ello que en su forma de ser y estar, siempre buscaba trasmitir a los jóvenes los valores evangélicos para que construyan una sociedad nueva, más justa y en paz.

Su vida de una generosidad incalculable, fue una ofrenda para los estudiantes, personal administrativo y de servicio, y docentes de la Universidad Católica Sedes Sapientiae. Desde 1999, año en que presidió la comisión organizador, su espíritu de entrega y de servicio quedó impregnado en el corazón de cada una de las personas y en cada rincón de nuestro claustro.

No solo era el Rector de la Universidad, ante todo era sacerdote y como tal ejerció su ministerio, apoyando a Don Pedro Martínez Díaz en la Parroquia de El Buen Pastor, dedicándose a la predicación, a la escucha de la persona, al sacramento de la penitencia y apoyando en todos los quehaceres pastorales, testimonio valioso para nosotros.

Fue un verdadero compañero de viaje, sensible a las necesidades espirituales de cada uno, como Jesús con los discípulos de Emaús.

Gracias Mons. Joaquín, tu presencia física en medio de nosotros la descubrimos cada vez que observamos el Palacio Municipal de la Juventud de Los Olivos y en el primer pabellón del Campus de la Universidad, pero, sobre todo, recordaremos siempre tus palabras que nos animaban y tu imponente y tierna presencia.

Además de las cosas materiales quedan de manera indeleble en nosotros muchas de tus palabras, “…seamos optimistas, que mantengamos la alegría, que seamos positivos y que sigamos luchando, luchando…No con fusiles, ni con bombas, ni con misiles, sino con las armas de la ciencias, de la verdad y de los valores que en esta universidad católica pretendemos transmitir”.

Mons. Joaquín, hasta siempre, te extrañaremos.

Mons. Lino Panizza Richero
Obispo de Carabayllo

 

* Texto de la misiva dirigida al Obispo de la diócesis de Orihuela-Alicante, Monseñor Jesús Murgui Soriano, con motivo del deceso del Monseñor Joaquín Martínez.

Sacerdote y destacado jurista, docente del seminario de la Diócesis de Orihuela (España), participó de la fundación de la UCSS siendo investido como su primer Rector. El sueño de la Universidad para Lima Norte se había cumplido como un don concedido cuya llama fue avivada por este religioso español perspicaz y enormemente generoso que dedicó su conocimiento y magisterio a la misión de la universidad.
Con reconocida vocación de servicio y una Fe inquebrantable puesta en la formación de los alumnos, el padre Joaquín acompañó a las promociones de la UCSS, la gloria de la Universidad, convencido de su capacidad para transformar nuestro Perú, la tierra que acogió como suya y por la cual no dejó de mantener la atención aún en la distancia, a pesar que la salud física le obligara posteriormente a prolongar su ausencia.
Joaquín Martínez nos dejó en cuerpo el pasado 25 de setiembre dejando como legado la raíz con la cual nutrió el proyecto de la nueva Universidad Católica para el Perú.

 

 


 

En la muerte de Joaquín Martínez Valls

P. César Antonio Buendía Romero – Rector UCSS
Semblanza y oración por el pastor que llevó sobre sus hombros el proyecto de la Universidad siendo su mayor tributario.

 


 

«Estudiantes, ustedes son la gloria y la joya más hermosa de una universidad católica»

Patricia Vilcapuma Vinces
Para monseñor P. Dr. Joaquín Martínez Valls, los estudiantes siempre han sido “la gloria y la joya más valiosa de una universidad católica”. En más de una ocasión, en sus discursos, se dirigió a ellos con entusiasmo y orgullo por el camino que los jóvenes de nuestra casa de estudios habían decidido seguir: el de la vocación intelectual; pero no cualquiera, sino aquella que, fruto del acompañamiento del maestro-discípulo, se vuelve un apostolado. En esta nota, compartimos algunas de sus palabras.

 


 

El apostolado intelectual de Mons. P. Dr. Joaquín Martínez Valls

Patricia Vilcapuma, con la colaboración de Juan Valle y Roberto Guevara – Fondo Editorial UCSS
Mons. P. Dr. Joaquín Martínez Valls se caracterizó por su sapiencia y rectitud en todas sus actividades. Tuvo una intensa trayectoria académica siempre al servicio del anuncio del Evangelio. En este artículo brindamos una muestra de su vasta formación humanista y jurista que ha sido reconocida en diversas oportunidades tanto en nuestro país como en su natal España.

2 opiniones en “Monseñor Dr. JOAQUÍN MARTÍNEZ VALLS”

  1. ¡Mil gracias por tan estupenda edición! El video-homenaje que rescata las entrañables palabras de nuestro querido P. Joaquín. El paternal texto de Mons. Lino, la entrañable oración del P. César, los documentados y sentidos artículos de Patricia. Habíamos quedado para un encuentro en su Hogar Sacerdotal…pero se nos adelantó a la Casa del Padre. Vaya mi oración y gratitud por su vida y su entrega por nuestra UCSS. El sí que creyó en cada uno de nosotros porque sabía de QUIÉN se había fiado, Cristo, su Maestro. Siempre unido a toda la Comunidad UCSS, mi cordial saludo
    José Antonio Benito

  2. Los recuerdos de las personas está en sus palabras, sobre todo aquellas cuyo sentido dejan la herencia de hacerlas inmortales. Una de ellas fue la que impactó del Padre Joaquín y que la llevo como escudo y saber cotidiano.

    CIENCIA CON CONCIENCIA.
    NO PUEDE HABER CIENCIA SIN CONCIENCIA.

    Ha quedado como para enseñarla y hacerla significativamente ejemplo de formación de una persona. Mucho saber se hace y difunde sin tener en cuenta a la persona y el bien común. Sabemos el poder que da la ciencia y se hace usufructo del egoísmo. Olvidamos que debemos compartirlo y darlo para el bien de todos. En otros casos ” el saber del bien se transforma en el saber del mal”. Quiero ese compartir que se transformaba en diálogo sincero cuando a menudo lo visitaba en su oficina y hablamos del saber del mundo y su utilidad. Va ahora mi admiración y agradecimiento por haber trabajado para hacer de esta casa de estudios un bastión del progreso de nuestro pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *