ALUMNOS DEL CISAN REALIZAN INVESTIGACIÓN SOBRE LAS PÉRDIDAS Y DESPERDICIOS DE ALIMENTOS

La investigación describe cómo podemos reducir la pérdida de alimentos a través de la producción y consumo responsable.

Fuente: conecta.tec.mx.

Las Pérdidas y Desperdicios de Alimentos – PDA: un tema urgente a investigar.

 

Este trabajo de investigación ha sido monitoreado por docentes de la FIA y realizado por los alumnos del equipo 4 del CISAN Semillero interdisciplinario de Jóvenes investigadores 2022, Deybi Josué Carrasco y Tamara Huamán Rodríguez, de las especialidades de Agroindustrial y Biocomercio, Nutrición y Dietética, Seguridad Alimentaria y Nacional.

 

El incremento de las cifras del hambre aleja a la humanidad del ansiado segundo objetivo (ODS 2) de la agenda de Desarrollo Sostenible 2030. El panorama mundial muestra alarmantes desafíos que ponen en riesgo la viabilidad de la vida (en todas sus formas) en el planeta, las anomalías climáticas, el aumento de los precios de los alimentos, el incremento de las cifras de la pobreza y los conflictos mundiales son los principales impulsores de este escenario (Von Grebmer, et al., 2022) sin embargo, no son los únicos pues la corrupción ejerce un papel muy relevante que, aunada a los impactos de la  pandemia de la COVID-19, acentúan el escenario de hambre. Revertir esta difícil realidad demanda del compromiso y solidaridad de todos y todas. Es necesario un esfuerzo conjunto para conseguir salvar la vida y el planeta, nuestra casa común (Francisco, 2013).

Actualmente y según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y el Fondo Internacional de Desarrollo Agrario (FAO, FIDA, et al., 2022) 9,8 % de la población mundial padece hambre, paradójicamente a este escenario, las cifras de la obesidad, el sobrepeso, la anemia en mujeres en edad fértil y la pérdida y desperdicio de alimentos -PDA a lo largo de la cadena agroalimentaria; siguen creciendo e irguiéndose, lamentablemente, como desafíos adicionales que necesitan respuestas urgentes.

Diversas iniciativas globales se vienen desarrollando frente a estos desafíos, una de ellas es la Agenda 2030, que con sus 17 objetivos (Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS) busca direccionar los esfuerzos mundiales hacia caminos comunes que conlleven hacia un mundo más sostenible (CEPAL, 2021). Dentro de esos ODS se tiene el objetivo 12 que plantea, a través de diversas estrategias como la economía circular, la “Producción y Consumo Responsable”.

Incluido en este objetivo 12 se tiene la meta 12.3 que busca, al 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos a nivel mundial (per cápita, minoristas y consumidores), así como reducir las pérdidas de alimentos en toda la cadena de producción, post cosecha y suministro (CEPAL, et al., 2021). La prevención y la reducción de las (PDA) es indispensable para progresar con la promoción de sistemas alimentarios que sean sostenibles  (Muñoz, 2021). Desarrollar e implementar estrategias que conlleven a encaminar los actuales e ineficientes sistemas agroalimentarios hacia sistemas más eficientes es el desafío a seguir en el marco de la prevención y reducción de las PDA (FAO, 2019). Hay que recordar que el sector agroalimentario representa, según la FAO (2020b), alrededor del 30 % del consumo total de energía del mundo y según Crippa et al, (2021) el 34 % del total de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Las PDA tienen un marcado impacto a nivel social, económico y ambiental. A nivel social pérdidas profundizan la brecha de desigualdad en la distribución de alimentos debido a la menor disponibilidad de los mismos para el usuario final; en lo económico favorecen el incremento de los precios dificultando el acceso a los alimentos a los consumidores así como menores ganancias para los productores de alimentos y, finalmente, en lo ambiental, la presión de la demanda de alimentos que genera la población incrementa la huella de carbono, agua y tierra sobre los ecosistemas (FAO, 2020b). Las PDA agravan el hambre, la inseguridad alimentaria, la desnutrición, el cambio climático, la pobreza, desigualdad, entre otras tantas consecuencias que golpean, con mayor fuerza, a los más vulnerables.

Es importante señalar que las PDA son dos conceptos muy necesarios de entender y que han venido evolucionando en el tiempo. Frente a las diversas definiciones de estos la FAO (2019) propuso la siguiente definición, que es la que viene siendo adoptada en la actualidad: “se entiende por pérdida de alimentos a la disminución de la calidad y cantidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones exclusivamente de los proveedores en la cadena de suministro que van desde la cosecha, el sacrificio, o la captura hasta el nivel minorista, pero sin incluirlo, mientras que, el significado de desperdicio de alimentos se refiere a la disminución de la calidad y cantidad de alimentos como consecuencia de las acciones y decisiones específicamente de los minoristas, servicios alimentarios (lugares de venta y consumo de alimentos preparados) y consumidores (hogares) (FAO, 2019). Adicionalmente es importante indicar que, a nivel global se pierde el 14 % del total de los alimentos que se producen (FAO, 2019) y se desperdicia el 17% de alimentos (PNUD, 2021). La Región no es ajena a esta tendencia y se estima que las PDA constituyen más del 11 %.

La preocupación por los grandes impactos de las PDA no es actual, diversas investigaciones han venido señalando el problema; en 1977 Bourne hacia un análisis y recomendaciones al problema (Bourne, 1977), luego Parfitt & Marca (2010) mostraban su preocupación por el problema resaltando la necesidad de acercar más las cuantificaciones de trabajar el cambio de comportamiento del consumidor; en 2019, diversas organizaciones de las Naciones Unidas presentaron un informe detallado dando cuenta del problema de las PDA (SOFA, 2019), se puede afirmar que desde el 2010 se han venido incrementando visiblemente las  investigaciones al respecto del problema.

Haciendo un breve recorrido por las cifras de las PDA en el mundo, se estima que en 2019 se generaron alrededor de 931 millones de toneladas de desperdicio de alimentos, de los cuales el 61 % procedían de los hogares, el 26 % de servicios de alimentación mientras que el 13% del comercio minorista, esto según el informe sobre el índice de desperdicio de alimentos 2021 del Programa de Acción de residuos y recursos (WRAP por sus siglas en inglés). Este mismo documento sugiere que el 17 % de la producción mundial total de alimentos tiende a desperdiciarse donde el 11 % es en los hogares, el 5 % en servicios de alimentos y un 2 % en comercios minoristas (PNUMA, 2021). Se sostiene también que este enorme desperdicio es producido mientras millones de personas padecen hambre y otros tantos millones no pueden permitirse una dieta saludable (Asociación PNUMA-DTU & PNUMA, 2021).

En diferentes partes del mundo las PDA presentan una cifra diferente, así se tiene que Nigeria, un país con alto índice de pobreza, presenta un elevado problema de desperdicio de alimentos con 189 kilos per cápita al año, cifra parecida a la de Ruanda de 164 kilos per cápita. Países como Holanda y Bélgica desperdician 50 kilos per cápita al año, mientras que en Estados Unidos la cifra es de 59 kilos per cápita. Se estima que “Sólo en Europa las PDA alcanzan aproximadamente 89 millones de toneladas por año y el 42 % se produce en los hogares”(Hidalgo & Marroquín, 2020). Debido a esto, la conclusión a la que se llega es que las PDA no son un problema de países desarrollados, sino también de países en desarrollo (Paúl, 2021).

De acuerdo a la (FAO, 2019), en Asia Occidental y África septentrional, el porcentaje en pérdida de alimentos es de 10,8 %, en Asia Oriental y sudoriental es de 7,8 % y en Asia Central y Asia meridional es de 20,7 %. Las cifras indican que en el China se pierde o desperdicia alrededor del 8 % de la producción de alimentos siendo que aproximadamente, 18 millones de toneladas de alimentos se desperdicia en la etapa de venta al por menor, lo que equivaldría al consumo anual de 30-50 millones de personas (NE, 2022).

Greenpeace (2020), señala que “Asia central y Asia meridional son las regiones que generan mayor pérdida de alimentos en el mundo, con 20,7 % de pérdida. Raíces, tubérculos y cultivos oleaginosos son los alimentos que más se desperdician, seguidos de frutas y hortalizas”. Asimismo, la pérdida y desperdicios de alimentos (PDA) en el continente europeo y de América septentrional representa el 15,7 % (FAO, 2019). En la UE, cada año se pierden o desperdician alrededor de 87,6 millones de toneladas de alimentos.

En América Latina y El Caribe se pierde un 11,6 % de alimentos desde la cosecha a la venta  (FAO, 2019). En México el desperdicio de alimentos llega al 34,7 % de lo que se produce en el país. En lo que respecta a las carnes, la PDA de cerdo es de 40 %; pescado, 37 %; res, 35 %; pollo, 29 %, y tortilla, 28 %, esto según el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados  (Greenpeace, 2020).

Según (Bedoya Perales & Del Magro, 2021) el promedio de las PDA en Perú representa el 47,8 % de los alimentos, esta cifra aunada al hecho que en el país la pobreza supera el 20 % de la población y la tasa de desnutrición crónica, en niños menores de cinco años, en 2021 fue de 11.5 %, (INEI, 2022) muestra un urgente desafío a encarar.

Finalmente, y ante el acercamiento a las PDA que esta investigación ha procurado hacer, se considera evidente la necesidad de seguir profundizando en acciones, desde todos los sectores y principalmente desde la academia, que conduzcan a la generación de evidencia, estrategias/ alternativas sostenibles que contribuyan a la minimización de esta problemática. Queda la invitación al lector a sumarse a esta lucha que, ciertamente, es de todos y todas.

 

 

 

REFERENCIAS: 

1. Alvarado , O. C., & Blanco, T. (2008). Alimentos, Bromatología (. Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas – UPC Ed.

2. Asociación PNUMA-DTU y Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente . (2021). Reducción del desperdicio de alimentos de los consumidores mediante tecnologías. Copenhague y Nairobi.

3. BBVA. (2022). Innovacipon y Tecnologia contra el desperdicio de alimentos. Obtenido de : Innovación y tecnología contra el desperdicio de alimentos – BBVA

4. Bedoya-Perales, N., & Del Magro, G. (Marzo de 2021). Quantification of Food Losses and Waste in Peru: A Mass Flow Analysis along the Food Supply Chain. Obtenido de https://www.mdpi.com/2071-1050/13/5/2807#cite

5. Bourne, M. C. (Abril de 1977). POST HARVEST FOOD LOSSES – THE NEGLECTED DIMENSION IN INCREASING THE WORLD FOOD SUPPLY, 54. Obtenido de https://pdf.usaid.gov/pdf_docs/PNABJ082.pdf

6. CEPAL. (2021). Acerca de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Obtenido de Comisión Económica para América Latina y el Caribe: https://www.cepal.org/es/temas/agenda-2030-desarrollo-sostenible/acerca-la-agenda-2030-desarrollo-sostenible

7. CIDEV. (2021). Impacatnet desperdicio de alimentos en Perú. Obtenido de https://www.scidev.net/america-latina/news/impactante-desperdicio-de-alimentos-en-peru/#:~:text=En%20Per%C3%BA%2C%2012%2C8%20millones%20de%20toneladas%20de%20alimentos%2C,consumidor%20final%2C%20estim%C3%B3%20un%20estudio.

8. Crippa, M., Solazzo, E., Guizzardi, D., Monforti-Ferrario, F., Tubiello, F., & Leip, A. (8 de marzo de 2021). Los sistemas alimentarios son responsables de un tercio de las emisiones de GEI antropogénicas mundiales. Obtenido de https://www.nature.com/articles/s43016-021-00225-9

9. CUE. (2021). Consejo de la Unión Europea. Reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos. Obtenido de https://www.consilium.europa.eu/es/policies/food-losses-waste/#:~:text=En%20la%20UE%2C%20cada%20a%C3%B1o,el%20hambre%20en%20el%20mundo.

10. FAO. (2019). EL ESTADO MUNDIAL DE LA AGRICULTURA Y LA ALIMENTACIÓN, PROGRESOS EN LA LUCHA CONTRA LA PÉRDIDA Y DESPERDÍCIO DE ALIMENTOS, 198. Obtenido de https://www.fao.org/3/ca6030es/ca6030es.pdf

11. FAO. (2019). Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura. Progresos en la lucha contra la pérdida y el desperdicio de alimentos. Obtenido de https://www.fao.org/3/ca6030es/ca6030es.pdf

12. FAO. (2020b). Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación. Obtenido de Guía práctica para la incorporación de soluciones: https://nacionesunidas.org.co/Publicaciones-FAO/Perdidas%20y%20Desperdicios/1%20Gu%C3%ADa%20PDA.pdf

13. FAO, FIDA, OMS, PMA, & UNICEF. (2022). El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2022 Adaptación de las políticas alimentarias y agrícolas para hacer las dietas saludables y acequibles . Roma.

14. Francisco, P. (2013). Iglesia Católica. Laudato SI’: Carta encíclica del Sumo Pontífice Francisco : a los obispos, a los presbíteros y a los diáconos, a las personas consagradas y a todos los fieles laicos sobre el cuidado de la casa común. Obtenido de https://www.vatican.va/content/francesco/es/encyclicals/documents/papa-francesco_20150524_enciclica-laudato-si.html

15. Greenpeace. (2020). ¿Cuánta comida se desperdicia en el mundo y cómo afecta al planeta? . Obtenido de https://www.greenpeace.org/mexico/blog/9103/cuanta-comida-se-desperdicia-en-el-mundo-y-como-afecta-al-planeta/

16. Hidalgo, J., & Marroquín, M. (2020). El desperdicio de alimentos, un problema global. Gestión medioambiental y energética IndustriAmbiente, 28-33.

17. Julian Parfitt, M. B. (2010). Food waste within food supply chains: Quantification and potential for change to 2050, pág. 17. doi:doi:10.1098/rstb.2010.0126

18. Luca Falasconi, C. C. (2019). Such a Shame! A Study on Self-Perception of Household Food Waste. Obtenido de https://www.mdpi.com/2071-1050/11/1/270

19. Muñoz, H. (2021). Avances legislativos sobre prevención y reducción de pérdidas y desperdicios de alimentos en América Latina y el Caribe. Roma.

20. Naciones Unidas. (2018). La Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible: Una oportunidad para América Latina y el Caribe, 92. Santiago: CEPAL.

21. (2022). Noticias del Exterior. China apuesta por reducir la pérdida y desperdicio de alimentos para la seguridad alimentaria mundial. Obtenido de https://www.mapa.gob.es/images/es/bne47722chinaho-al-despal-dsa2030_tcm30-576443.pdf

22. Parfitt, J., & Marca, B. (2010). Food waste within food supply chains: quantification and potential for change to 2050. doi:http://doi.org/10.1098/rstb.2010.0126

23. Paúl, F. (15 de Marzo de 2021). BBC News Mundo. Obtenido de BBC News Mundo: https://www.bbc.com/mundo/noticias-56322961

24. PNUMA. (2021). Informe sobre el índice de desperdício de alimentos 2021, 100. Obtenido de https://www.unep.org/es/resources/informe/indice-de-desperdicio-de-alimentos-2021

25. Programa de las Naciones Unidas y Medio Ambiente. (2021). Informe sobre el índice de desperdicio de alimentos 2021. Nairobi (Kenia): ONU.

26. Programa para el medio ambiente . (4 de Marzo de 2021). ONU. Obtenido de ONU: https://www.unep.org/es/noticias-y-reportajes/comunicado-de-prensa/onu-se-desperdicia-17-de-todos-los-alimentos-disponibles

27. Programa para el medio ambiente. (4 de Marzo de 2021). ONU. Obtenido de ONU: https://www.unep.org/es/noticias-y-reportajes/comunicado-de-prensa/onu-se-desperdicia-17-de-todos-los-alimentos-disponibles

28. SOFA. (2019). PROGRESOS EN LA LUCHA CONTRA LA PÉRDIDA Y EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS. Obtenido de https://www.fao.org/state-of-food-agriculture/2019/es

29. Soto, N. (2020). ANÁLISIS SOCIO-AMBIENTAL DE LA PÉRDIDA Y DESPERDICIO DE ALIMENTOS EN LA. Bogotá, Colombia.

30. UNEP. (2021). United Nations Environment Programme. Food Waste Index Report. Nairobi. Obtenido de file:///C:/Users/GAMEMAX/Downloads/FoodWaste%20(2).pdf

31. Von Grebmer, K., Bernstein, D., Resnick, M., Wiemers, L., Reiner, M., Bachmeier, A., . . . Fritschel. (2022). 2022 Global Hunger Index .

 

Publicado el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.