Lo virtual en la docencia y el aprendizaje

https://www.facebook.com/psicologiaypsicoterapiamerida/
Fuente: Psicología y Psicoterapia Mérida

Por: Eduardo Infantes Santillán

Durante diecisiete semanas hemos vivido una experiencia nueva, intempestiva para todos. Autoridades, personal administrativo, docentes y fundamentalmente los estudiantes, hemos experimentado nuevas emociones y desarrollado al máximo habilidades duras, que de pronto debieron afinar, aquilatarse y coincidir con habilidades blandas (en la complejidad de la inexperiencia remota del trabajo), las cuales permitieron regular y sacar lo mejor de todos y cada uno de nosotros.

Quizás de pronto, algunas veces, no supimos la manera cómo manejarnos en este nuevo escenario, pero salimos adelante y ello nos permitió aprender de manera significativa. Tuvimos una linda experiencia. Inicialmente estuvimos tentados a no ser parte activa en este Semestre de incertidumbres producidas por la pandemia. No estábamos lo suficientemente convencidos en el éxito del proyecto de trasladar nuestras experiencias de enseñanza presencial al mundo virtual. Como es de imaginar, teníamos dudas; no de la capacidad de respuesta de nuestra Facultad y en particular de nuestra plataforma y los mecanismos autocorrectivos, que entendíamos se iban a dar en el marco del mismo proceso orientados muy bien por nuestra universidad; sino de nuestras limitaciones, experiencia y familiaridad con el mundo virtual.

De repente tuvimos que empezar y como era de esperarse, la experiencia de las primeras clases era frustrantes. Los errores por nuestra impericia virtual se evidenciaban; sin embargo, con la orientación y sabiduría tecnológica de nuestros estudiantes, fuimos superando una y otra adversidad. Esta era y debería ser siempre el espíritu nacional, salir juntos de cualquier duro momento.

Recuperamos la confianza, tomamos la dirección de proyecto y enrumbamos a dar lo mejor de nosotros porque aun no siendo especialistas, me refiero a no ser ingenieros, somos de profesión psicólogos (en mi caso enseño los cursos de Liderazgo Empresarial y Psicología General y Organizacional); nos consideramos y definimos como: “Ingenieros del Alma” con la profunda convicción y propósito de sumar voluntades para los aprendizajes. La experiencia virtual convocó, en uno de mis cursos, a tres estudiantes de la Sede de Tarma y a una estudiante, quién no pudo regresar a Lima a seguir sus clases y lo hizo desde Cajamarca.

Estamos más que agradecidos por esta experiencia y nos comprometemos a aprender y mejorar en las exigencias del conocimiento de las herramientas virtuales para corregir errores, mejorar la participación de los estudiantes y, sobre todo, generar un mejor clima en nuestras aulas virtuales.

¡Muchas gracias, Facultad de Ingeniería de la UCSS! Muchas gracias a los estudiantes, sin ellos y ellas, no hubiésemos podido seguir.

 

Eduardo Infantes Santillán, es Magister en Docencia Superior, además cuenta con especialidad en Terapia Familiar Sistémica, Licenciado en Psicología y docente de la UCSS.

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.