Cinco consejos alimenticios para ayudar a tu Corazón y Riñones

La Lic. Sabrina Cordero, docente de la FCS, explica qué alimentos deberíamos consumir para prevenir enfermedades, a propósito del Día Internacional de ambos órganos vitales.

Redacción CampUCSS

Dos órganos imprescindibles para nuestra salud son el corazón y los riñones. Un mal cardíaco o renal te incapacita de continuar tu vida regularmente porque tienen la importante función de eliminar los desechos y exceso de líquido, además de mantener un equilibrio saludable de agua, sales y minerales en la sangre. La Lic. Sabrina Cordero, docente de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UCSS, brindó cinco consejos para mantener estos importantes órganos sanos.

Libre de chatarra y procesados

Unos riñones y corazón saludables se consiguen con dietas bajas en sodio y una vida libre de excesos. Aunque este ideal nos es cada día más esquivo por la cantidad de comida procesada que ingerimos, principales causantes del daño degenerativo en los riñones, que provocan un esfuerzo adicional que los desgasta.

De los alimentos procesados o “comida chatarra” más populares que causan más daño en los riñones y el corazón por ser altamente calóricas, y no contener ningún valor nutricional, podemos mencionar los nuggets de pollo, papas fritas, gaseosas, hot dogs, hamburguesas, cereales azucarados, barras de granola, pan, pasteles, galletas, mantequilla y canchita para microondas.

Ojo con la comida criolla

Todo en exceso hace daño. Nuestra gastronomía es variada, desde la cocina incaica que se basó en cereales, vegetales y tubérculos, como el maíz, quinua, papa, camote, cebolla, etcétera. Sin embargo, para evitar que sea dañino, debemos evitar el exceso de azúcares, sal, grasas trans y el desorden alimenticio. O sea, no comer para llenarnos sino para alimentarnos, así nuestros órganos no trabajan de más.

Atento a las señales

El cuerpo te avisará si algo anda mal con tu corazón o riñones. Atento a señales como comezón, calambres musculares, náuseas, no sentir hambre, hinchazón de los pies y tobillos, exceso de orinar o no orinar suficiente, dificultad para respirar, problemas para dormir, dolor abdominal, dolor de espalda, hemorragias de nariz o erupciones pueden ser algunas comunes.

Nunca es tarde para empezar de a pocos

Para los riñones siempre es recomendable fresas, piña, arándanos, cebolla, apio, berros y ajos, los cuales ayudan a un mejor desempeño. Y para ayudar al corazón podemos consumir nueces, brócoli, chocolate negro, también fresas, curry, té verde, aceite de oliva, salmón, vino tinto y legumbres, cereales integrales. Los adultos saludables no deben consumir más de 2300 miligramos de sodio por día, aproximadamente una cucharadita de sal.

Para tomar nota: Las dietas más comunes para pacientes renales y cardíacos

Siempre bajas en grasas, sodio, azúcares. El paciente renal y cardiaco deben tener una dieta estricta para evitar obstrucciones y llevar una vida plena. Para llevar una buena dieta, lo principal es controlar las porciones y comer más vegetales y frutas, aunque tampoco en todas sus presentaciones. Los pacientes renales y cardíacos deben limitar el consumo de coco, vegetales con salsas cremosas, fritos o empanados, frutas envasadas o congeladas con azúcar.

Lo más recomendable es planificar los menús de la semana. Siguiendo un buen balance podemos darnos un gustito de vez en cuando.

 

 

Notas relacionadas: 

[Cinco consejos nutricionales de verano]

[Proyecto Call Center: Nutrición para las comunidades]

[FIA: Proyecto ProInfant, ayuda poblaciones infantiles con desnutrición] 

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.