El poder breve

El caso de “Merino el breve” no es el único en la historia del Perú. Repasemos la cronología del próximo Bicentenario para conocer a los efímeros mandatarios que ocuparon el sillón presidencial.

Redacción CampUCSS

Acabamos de tener cuatro presidentes en aproximadamente una semana, pero por más inusual que suene, esto no es ajeno a nuestra historia política; sea por votación popular, golpe de Estado y vicepresidentes que asumen el cargo. Conoce qué otros presidentes se encuentran en esta lista.

Luego de la asunción de mando de Francisco Sagasti, el curioso caso de Manuel Merino, rápidamente apodado como “el Breve”, pasó a una triste lista de mandatarios efímeros, bastante común durante los primeros años de nuestra historia republicana.

Parece todo un récord tener 4 presidentes en un período, pero basta un corto vistazo al pasado para conocer cuál es el verdadero récord de presidentes en corto tiempo que poseemos los peruanos. Sin la cobertura diaria de la prensa ni la presión de organismos internacionales, el riesgo de repartijas entre grupos de poder era alto.

Para bien o para mal, los vaivenes entre poderes del Estado se resolvían con mucho menos formalismos ni cálculos políticos. Gracias al catedrático César Cortez, de la Universidad Católica Sedes Sapientiae, conoceremos cuándo y quiénes fueron los protagonistas de esta turbulenta escena política:

Augusto Bernardino Leguía y Salcedo: Tras ser presidente de 1908 a 1912 y desterrado por su sucesor, regresó con un golpe de Estado apoyado por las autoridades militares de la capital. Este gobierno es recordado como “el Oncenio”, porque de 1919 hasta 1930 impulsó reformas y leguleyadas para permitir sus reelecciones. Pero luego de juramentar por tercera vez, en octubre de 1929, las huestes militares, sobre todo en Arequipa, liderados por el Teniente Coronel Luis Sánchez Cerro, llegaron a Lima para exigir su renuncia en agosto de 1930.

Luis Miguel Sánchez Cerro: La gran formación del Teniente Coronel le permitió dirigir la Junta Militar de Gobierno durante la tercera reelección de Augusto B. Leguía. Acto impopular en todo el país, precipitando su rebelión desde Arequipa y logrando derrocar al dictador en agosto de 1930, a su llegada a Lima. Inmediatamente tomó el poder durante 5 meses porque tuvo que renunciar el 1 de marzo de 1931 ante la Asamblea de Notables del Perú.

Francisco Mariano Holguín Maldonado: El religioso franciscano era administrador apostólico de la Arquidiócesis de Lima, por lo que presidía la Asamblea de Notables ante la cual renunció la Junta Militar de Gobierno de Sánchez Cerro en marzo de 1931. Así se dio el conocido “Gobierno de pocas horas”, ya que más tarde esta asamblea de notables eligió un gobierno provisorio encabezado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Leoncio Elías.

Ricardo Leoncio Elías: El abogado y político peruano era presidente de la Corte Suprema cuando la Asamblea de Notables del país lo puso a la cabeza de la Junta de Gobierno Transitorio el mismo 1 de marzo de 1931, cuando renunció Sánchez Cerro. El 4 de marzo, el coronel Gustavo Jiménez, enviado para controlar las rebeliones en el sur, se enteró de la renuncia de Sánchez Cerro y sorprendió al presidente transitorio en plena reunión llegando al Palacio con sus tropas. Elías ni corto ni perezoso se fue a su casa y Jiménez quedó como nuevo presidente de aquella Junta Transitoria.

Gustavo Adolfo Jiménez Saldías: Luego de tomar el mando de la Junta Transitoria, las fuerzas rebeldes y nuevos partidos políticos no acataron el autoproclamado gobierno de Jiménez. Les bastaron dos días de presiones y conversaciones para que el coronel Gustavo desistiera y convocaron una nueva junta presidida por el hacendado apurimeño, David Samanez Ocampo.

David Samanez Ocampo: Tras los devenires de la caótica política del momento, tanto insurgentes, partidos políticos y algunos militares y aristócratas estaban de acuerdo para conformar la definitiva” Junta Nacional de Gobierno”, integrada por representantes de todas las regiones y encabezada por Samanez Ocampo, un político y hacendado apurimeño, dándole la investidura de presidente el 11 de marzo de 1931, hasta que Sánchez Cerro ganó las elecciones y el 8 de diciembre le entregó el poder.

Publicado en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.