¿Y nosotros los educadores?

10/31/12

[…] la exigencia de bondad, de justicia, de verdad, de felicidad, constituye el rostro último, la energía profunda con la que los hombres de todos los tiempos y de todas las razas se acercan a todo […]
Luigi Giussani, El sentido Religioso.

Frente a las imágenes que nos han sacudido con su violencia en estos días, la primera reacción podría ser pensar simplemente “¡son bestias!”, como emerge en muchos juicios de los medios. Pero ¿qué decir de sus “exigencias elementales”? Ellos también son hombres y, algunos, jóvenes que recién empiezan a vivir – ¿no tienen ellos nuestras mismas exigencias?. “Todos los hombres tienen el derecho y el deber de aprender la posibilidad y la costumbre de comparar cada propuesta que reciben con esta experiencia elemental” . A estos hombres de la Parada y a tantos otros ¿quién les ha hablado de este derecho, quién les ha ayudado a saber quiénes son realmente?

¡Quizás habría sido suficientemente un encuentro verdadero para que su vida fuera otra!

¿Y los que han hecho este encuentro, qué responsabilidad tienen? ¿Y nosotros los educadores?

Giuliana Contini
Decana de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades

Write a comment

Name *

E-mail *

Website

Message *

4 Comments

  • aprendohoydia

    ¡Quizás habría sido suficientemente un encuentro verdadero para que su vida fuera otra! ante esta reflexión permítanme agregar que, quizá hubiese sido suficiente haber sido educado con la pedagogía del amor en sus primeros 5 años de vida, y haber tenido una educación familiar en completa sintonía de manejo de emociones (familia padre y madre), lo que sucedió fue una colectiva agresión, furia, desesperación, ¡cero tolerancia! Y quizá nuestra sociedad tan rezagada en distintos niveles educativos hoy en día siente el dolor de no haber tenido otras oportunidades y sumándole que a esta sociedad rezagada y que trabaja para sobrevivir día a día, tiene un líder que fomenta la violencia. ¡Sucede lo que sucedió el jueves pasado!, pero no me gustaría solo comentar por qué paso las cosas, me gustaría agregar y formular la pregunta a la sociedad educativa ¿como podríamos colaborar con la sociedad Vulnerable?.. Definitivamente no esperemos que esta sociedad venga a nosotros ..Si realmente queremos aportar educativamente a sociedad no que no tuvo oportunidades en educación considero que el compromiso es que la sociedad educadora tiene que ir hacia ellos.
    Fomentando al desarrollo de sus capacidades y competencias
    Educando, capacitando teniendo la base de la doctrina social católica
    Desarrollando proyectos que cubran las necesidades espirituales más que económicas de manera que fortalezcan sus habilidades sociales teniendo como principios fundamentales el respeto a la persona hacia la dignidad aprender a ¡reflexionar ¡

    10/31/12 – 11:55 am

  • Miguel Valdivieso

    El desarrollo del ser humano es integral y debe estar apoyado desde la familia hasta cada uno de los estamentos que conforman nuestra sociedad. Lamentablemente la destrucción pertinaz de los valores en aras de una igualdad que no es tal nos ha conducido a una pendiente peligrosa y extrema. Mientras nuestros medios de comunicación nos sigan negando la cultura en beneficio de sus propias ganancias, mientras sigamos permitiendo que los reclamos se conviertan en atentados a la propiedad ajena y no tengamos la capacidad de reconocer que la disciplina nos ayuda a reconocernos en el otro, a respetarlo y a tratarlo como quiero que me traten no tendremos la capacidad de avanzar.
    Soy educador y amo compartir con los demás lo que humildemente aprendí pero no es solo cognitivo mi trabajo, mi labor va más allá y se convierte en trascendencia cuando cambio vidas.

    10/31/12 – 1:17 pm

  • Betty Alfaro

    Si, quizá hubiera sido suficiente un encuentro. Si, los medios de comunicación comparten la responsabilidad de educar al ser humano. En realidad toda la sociedad es una escuela, como se afirmaba en época de la Reforma educativa en el Perú. Con ello no quiero dejar de lado la tremenda responsabilidad que tenemos los educadores de mirar dentro de cada nino, que tiene entre manos, toda su humanidad y ayudarlo a sacarla a flote.

    Pero, cuando ni la familia ni la escuela está presente quién se hace cargo de la educación de los ninos y jóvenes de la sociedad? Quién los ayuda a ser hombres verdaderamente? si, el Estado a través de la escuela. Entonces tenemos que empezar a conocer qué se está haciendo en las aulas?, empezar a responsabilizarnos porque nuestros ninos vayan a escuelas que los eduquen, que los ayuden a encontrar esas exigencias elementales que todos tenemos. Quién lo hará?.

    10/31/12 – 10:19 am

  • César A. Delgado Pizarro

    Pienso que el comportamiento inducido por los medios y la nueva forma de vivir, los padres en el trabajo y alejados de sus hijos; suelen dejarlos primero, sin un guía para comprender la realidad y su significado y; segundo, sin la posibilidad de diálogo, pues lo que reciben de los medios no lo pueden rebatir, no tienen los espacios apropiados para el debate y recibir la respuesta experimentada a las innumerables preguntas como ¿por qué sucede cada hecho?
    Un informe de Defensoría de hace 3 años, exponía con preocupación, ante el “Baguazo” que la violencia se debía a la falta de diálogo intercultural; pero en el fondo lo que estamos viviendo, es inclusive una falta de “diálogo” entre las personas, entre el Estado y la sociedad, entre los padres y los hijos, entre el uno, el otro y el excluido.
    El acomodamiento de las ideas, y el posicionamiento del bien; se dan precisamente en contextos donde existe un guía – maestro que practica la justicia en paz -, donde el afecto con su bondad pulveriza a la violencia y, el interés común ansiado, solo es imaginable a partir de los derechos y deberes de la gente.

    10/31/12 – 5:51 pm

Balloons theme by
Moargh.de