“La experiencia de responsabilidad social que tuve en la UCSS motivó muchas de mis decisiones”

Internacionalización

“La experiencia de responsabilidad social que tuve en la UCSS motivó muchas de mis decisiones”

Egresada de la UCSS trabaja en proyecto de Naciones Unidas y Banco Mundial, luego de un camino de esfuerzo que aún no para.

 
Jacqueline Salguero es egresada de la carrera de Administración por la UCSS y desde que ingresó tenía claro el objetivo de acabar sus estudios en el menor tiempo posible. Tres años después, no solo lo consiguió, sino que acabó ocupando el primer puesto de la Facultad de Ciencias Económicas y Comerciales. En todo este tiempo, Jacqueline experimentó una formación bastante cercana con sus profesores y autoridades: “Tuve un acercamiento con muchos de los profesores y el propio decano, el Dr. Paolo Bidinost, a quien considero un gran amigo y maestro. Siempre estuvieron para apoyarme en todo lo que necesitaba, algo característico de la UCSS”. Hoy Jacqueline trabaja como consultora en el Banco Mundial y Naciones Unidas. Su historia puede ser la de muchos egresados de esta universidad.

¿Cuál fue la mayor motivación profesional que encontraste cuando eras alumna?
La experiencia de responsabilidad social que tuve en la UCSS motivó muchas de mis decisiones y hoy me tiene trabajando en instituciones de renombre internacional, donde realizo un trabajo enfocado a la sostenibilidad de las inversiones agrícolas. Una de las razones por las que cambié del sector privado al sector no gubernamental, o de las organizaciones internacionales non-profit, fue mi experiencia como asistente de cátedra en Atalaya, además de mi trabajo en la Compañía Odebrecht (Cusco y Puerto Maldonado) y en The Getty Conservation Institute. Lo que me permitió trabajar directamente en proyectos de desarrollo con comunidades indígenas en la selva y los andes y definir qué es lo que quería hacer dentro de mi carrera profesional.

Y de ahí vino el siguiente paso…
El siguiente paso era estudiar una maestría en el tema. Así, el año pasado terminé la Maestría en Cooperación Internacional y Desarrollo (en inglés), en la Universidad Católica del Sacro Cuore (Italia). Me presenté a ella impulsada por el decano de Ingeniería Agraria, I ng. Juan Ignacio Pastén. Entrar en esta maestría era reencontrarme con la experiencia internacional, ya que en el 2010 realicé una pasantía, como parte del Programa Stage Overseas de la UCSS. Esta maestría me permitió ingresar al Sistema de Naciones Unidas, primero para hacer una pasantía y ahora como consultora de Naciones Unidas y el Banco Mundial.

¿Y cómo fue todo ese proceso?
Al terminar la maestría necesitaba hacer 3 meses de pasantía en cualquier Organismo de Cooperación Internacional en donde debía realizar un proyecto. Mi primera postulación fue al Banco Mundial y nunca recibí ninguna respuesta. Luego hice muchas otras aplicaciones a diferentes organizaciones. Mi sueño era ingresar a Naciones Unidas. Junto a mis compañeros de master, que éramos 24, de diferentes países y de todos los continentes, probábamos con Naciones Unidas, aunque sabíamos que era un sistema muy competitivo. Me dijeron que me dé por vencida y que no iba a ingresar por mi juventud y falta de experiencia. Y de pronto recibí un correo de la oficina de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ofreciéndome una pasantía.

Yo pensé que era una broma, pero me dijeron que debía estar en dos semanas en Ginebra (Suiza). Y así, lo que comenzó como una pasantía de 3 meses se extendió a 6, luego de la presentación de mi proyecto titulado “How to use ODA to atrract FDI to Africa”. Después de ello, mi jefe me llamó y me dijo: “te vamos a ofrecer un contrato de consultoría”; y aquí estoy, oficialmente como consultora del Banco Mundial desde marzo de este año.

Te preguntaste muchas cosas, de hecho…
Sí. Una de mis preguntas era sobre el porqué de mi selección, ya que el sistema es altamente competitivo y a nivel global. Luego supe que me seleccionaron debido a mi carta de presentación, mi desarrollo académico, la experiencia que había tenido en el sector privado y non-profit (especialmente aquel relacionado con comunidades indígenas) y el proyecto que me interesaba realizar.

¿Cuál es tu función principal como consultora? Dentro de los proyectos que tiene la UNCTAD, hay uno enfocado al establecimiento de una guía sobre principios para el desarrollo de inversiones responsables en el sector agrícola (PRAI). Estos principios fueron lanzados en el año 2010 bajo la petición de los países G20. Se busca desarrollar opciones de conducta que puedan ser aplicados por todo tipo de inversionista en el sector a través de información casuística (trabajo sobre el terreno). Actualmente, el proyecto se encuentra trabajando con países del Africa. Este proyecto se realiza directamente con el Banco Mundial, la FAO e IFAD. Me encargo de la evaluación y, junto a mis colegas, de la próxima publicación del reporte a nombre de las agencias con las que estoy trabajando.

¿Y cómo se ve a nivel internacional el desarrollo de este proyecto?
En 1990, Naciones Unidas estableció principios que son conocidos como los Objetivos del Milenio (MDG) —que van a ser relanzados en septiembre del presente año bajo el nombre de los “Objetivos Sostenibles del Milenio”-. Dichos principios evalúan y renuevan los compromisos políticos para acabar con la pobreza mundial y mejorar el bienestar de todos los seres humanos. Algunos de estos principios abarcan el sector agrícola, así como el empoderamiento de la mujer en el mismo. Por ello, la importancia del tema y del proyecto.

¿Cómo has visto la percepción de la UCSS, por parte de tus empleadores, en todo este tiempo?
Cuando tuve la oportunidad de postular al programa JP de Odebrecht, siempre recordaré la última entrevista con uno de los gerentes brasileros que me dijo “Jacqueline, has pasado todas las pruebas (más de 15), pero ¿de qué universidad vienes? Porque nunca la había escuchado”. Le respondí que era una universidad nacida en el Cono Norte. Entonces, él me dijo “Es la primera vez que vamos a escoger a una persona que no es de las universidades Top 5 del Perú y a partir de ti tendríamos que comenzar a fijamos en otras universidades”. Eso me quedó grabado al postular también a Naciones Unidas.

¿Qué proyectos tienes ahora?
Hace cuatro meses me encuentro en el desarrollo de una propuesta nacional para la creación de un semillero de jóvenes peruanos profesionales en organizaciones internacionales, como la mía. Esta propuesta ya se encuentra en evaluación por las autoridades del gobierno. Asimismo, espero participar en el próximo evento de la UNCTAD, en marzo de 2015, a realizarse en Lima, y que debatirá los nuevos acontecimientos y modelos en comercio y desarrollo. Especialmente
me encuentro interesada en el Foro Mundial de Inversiones, debido al impacto que puede acarrear para nuestro país. Como segundo objetivo, me gustaría aportar a la UCSS con investigaciones, en gratitud por todo lo que me permitió lograr: la oportunidad de viajar a Italia por primera vez en pregrado, y posteriormente con la maestría, la experiencia de conocer realidades diferentes y, en general, la formación que aproveché al máximo. Adicionalmente me encuentro en la búsqueda de nuevas oportunidades desarrollo profesional a través del estudio de un doctorado en mi área. Finalmente el poder continuar trabajando en esta área y en esta organización.

¿Qué debe tener en cuenta un alumno de la UCSS para conseguir sus metas?
Todo está en creer en uno mismo. Hubo alumnos que me escribieron preguntándome sobre la maestría que llevé o qué consejo les daría, ya que estaban postulando a diversos puestos de trabajo (especialmente mis ex alumnos). Es muy difícil dejar el país, tienes que estar dispuesto a sacrificar. Por ejemplo, no llamar por teléfono a tu mama al primer resfrío, porque eso no funciona. Uno debe estar consciente de que no está solo, siempre hay alguien arriba que nos está mirando. He tenido muchas bajas durante todo este tiempo y siempre existen personas que, cerca o lejos, te pueden apoyar. Debes aprovechar las oportunidades al máximo. Y no porque subas más sientas que ya sabes todo, eso no existe. Nunca pierdas la humildad, porque mientras más creas que sabes, menos conocimientos tendrás. Esto es algo que me ayuda muchísimo con la gente que trabajo; todos son especialistas senior en el campo y yo soy la más joven. Ellos me dicen “tú vas a ser la presidenta del Perú” y yo les digo que no está en mis sueños entrar en política, aunque conocí a uno de los asesores del ministro de Energía y Minas, joven al igual que yo, con quien podríamos ver la posibilidad de grandes proyectos en bienestar de nuestra generación y las futuras, pero el tema de la política es algo que —en mi caso- aún está por verse. Creo que muchas personas se aferran a lo que tienen en el momento, el enamorado o la familia, pero debemos tener la mente súper abierta y querer saber más y más. No fijarse limites ni desanimarse por lo que les diga el resto. A veces los sacrificios son muchos porque trabajas bastante y no ves los beneficios a corto plazo; pero, sin duda, al final siempre hay una gran satisfacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *