La casa de la abuela y otros miedos

“Gemelos” y la reinvención del cuento que somos

obra02_gemelos_image

Un viaje histórico a un pueblo de algún lugar de Europa de la Segunda Guerra Mundial nos permite revivir y recrear la idea de la familia separada por la guerra y marcada por el rencor y el olvido. Ante la separación de sus padres, a causa del conflicto, unos pequeños gemelos deben buscar a la abuela que nunca conocieron para pedirle casa y comida, en cuanto sus padres vuelvan por ellos tras la guerra. La vieja ermitaña no soporta ver que la hija, que jamás se preocupó por ella, enviara a sus hijos y recurra a ella pidiendo ayuda esta vez.

Obligada por el dolor de un pasado desconocido y el rencor perfilado por su propia soledad, la abuela les muestra su peor rostro y los conmina a trabajar para ganarse el sudor de su frente. Los gemelos, sin embargo, desarrollan una gran capacidad para adaptarse a ella y descubrir la profundidad sombría que esconde a la mujer que tan solo los llama de “hijos de perra”.

“Gemelos”, de la compañía chilena TeatroCinema, es una puesta que, mediante el clásico teatro de tramoya, una impecable música y un primoroso uso del espacio, nos remite a la suma de sensaciones en donde confluye lo simbólico de los viejos cuentos de la infancia, en donde la imagen de la bruja, la maldad y la inocencia se reconocen perfectamente en la realidad del autoritarismo, la guerra y la intolerancia de la propia humanidad en guerra.

Y es que “Gemelos” se mete al público en la pequeña caja que usa como escenografía. Permitiéndole entrar en la danza lúdica de la tramoya que -en estos tiempos de 3D y 4D-dimensiona, simplemente, una realidad nada ajena y, sorprendentemente, vigente. TeatroCinema nos demuestra no solo un manejo brillante de todos los elementos posibles y tradicionales de este teatro, sino una provocación que invoca los sentimientos del respetable y le deja esa inevitable sensación de pérdida y reconciliación frustrada.

Los gemelos son, gracias a un humor magistral, el reflejo de la propia condición del hombre que subsiste, se adapta y se compadece; pero que no pierde la inocencia de descubrir a cada paso una verdad que lo alimenta y lo motiva. Son, finalmente, las dos caras de ese miedo a crecer y a quedarse solo.

Quedan dos funciones. Vayan al verlos.

Revisa el programa completo aquí:
http://camp.ucss.edu.pe/programacion-fael-2013

¡Siéntate y disfruta!

Por Mag. Kristhian Ayala Calderón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *