“Una bella aventura por la que estoy muy agradecida”

Testimonio de la Dra. Clara Caselli, primera Decana de la Facultad, entre 2000 y 2010 (*)

Clara Caselli Fundacion UCSSDurante 10 años he sido Decana de la Facultad de Ciencias Económicas y Comerciales. Llegué en enero de 2000, respondiendo a una invitación de Monseñor Panizza que me llegó a través de don Giussani. Llegué sin conocer el idioma y sin tener un modelo previo. Había sido profesora en la Universidad de Génova (y la fecha sigo en este cargo, gracias a un Convenio entre las dos Universidades), pero nunca me había metido a una empresa tan “atrevida”. Sin embargo, se me llamaba a Lima para servir en una obra de la iglesia. No pasó por mi la idea de no aceptar.

La obra ha crecido y se ha desarrollado, poco a poco, a través de pasos pequeños que la realidad misma nos ha sugerido. La presencia paterna de Monseñor Panizza y el compartir los retos y las dificultades con los amigos, que han sido mis compañeros en esta aventura, han aliviado la fatiga e iluminado el camino.

Cuando la universidad comenzó, el Cono Norte (en aquel tiempo no se solía decir Lima Norte) todavía tenía que empezar su camino de desarrollo: Megaplaza no existía y la Panamericana tenía solo dos carriles a cada lado, pero estaba siempre atorada como ahora.

El potencial de esta zona de Lima fue evidente desde el inicio y todo lo que ha acontecido alrededor de nosotros lo demuestra. Hemos crecido junto con Lima Norte y siempre hemos tratado de contribuir al desarrollo del tejido económico empresarial. Pensábamos que de esta manera se podía facilitar la inserción laboral de nuestros alumnos.

Ahora, Lima Norte ya nos queda chica; muchos alumnos vienen de las demás zonas de Lima y estamos presentes en Atalaya, Huacho y en todo el Perú con la formación a distancia.

Haciendo la comparación con los inicios, es posible darse cuenta de lo que ha brotado -como una gracia sobreabundante- de nuestra humilde labor, a pesar de todos los límites: un río impetuoso y bello, una cadena ininterrumpida de rostros. El milagro de estos 10 años son nuestros alumnos, el cambio que ha acontecido en ellos, lo que se llevan en el mundo como competencias profesionales y, sobre todo, los ideales que tienen en el corazón. Cuántas veces les hemos dicho que para ser buenos economistas, administradores, contadores, no es necesario olvidarse de los ideales de la juventud.

ucss 2000 3

Me gusta recordar que una de las investigaciones que se han hecho emerge de que la gran mayoría de nuestros egresados ha encontrado un trabajo coherente con sus expectativas y los estudios hechos; así como las positivas retroalimentaciones que recibimos de las empresas.

De todo lo que he vivido en estos años me guardo en el corazón de una manera en especial la primera ceremonia de graduación, que se hizo unas semanas después del fallecimiento de don Giuassani y de Juan Pablo II. Los alumnos ingresaron al patio uno a uno, lentamente, emocionados y bellísimos de cada uno de ellos había podido conocer la historia, los problemas y las dificultades.

Diez años son un largo tiempo. Es una historia de pasión, amor y también dolor. Pienso en los que nos han dejado, no puedo olvidarme del profesor Edgar Fernández. Y tampoco del profesor Andrés Aziani, cuya presencia sigue llenándome la mirada todas las veces que voy a la Universidad.

Pienso en estos diez años como en una bella aventura y estoy muy agradecida. Todo lo que he recibido no hubiese podido imaginarlo. Se puede vivir con gratitud y alegría: me parece el mejor testimonio y desafío que, como cristianos, podemos lanzar a este mundo a veces tan cínico y desesperado.

Clara Caselli

(*) Publicado originalmente en el Periódico UCSS año 2, Nº 3

2 opiniones en ““Una bella aventura por la que estoy muy agradecida””

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *