“Una revolución pedagógica llamada NOPOKI”

La gran obra educativa nacida en el corazón de la amazonía peruana producto de la iniciativa del obispo de San Ramón, Mons. Gerardo Zerdin, y que florece gracias a la alianza con la Universidad Católica Sedes Sapientiae y la ONG española CESAL, es destacada en el blog Héroes antes de los 30 de la red Obra: Alianzas por la Juventud, a través del portal web del diario El Comercio:

nopoki heroes antes 30

Un gran cambio e impulso para estas zonas que tradicionalmente recibía a docentes que llegaban de la capital y que no tenían conocimiento de las lenguas ni de las culturas de la población autóctona nativa. Esto constituía una barrera, a veces infranqueable, de comunicación con los niños y hacía muy difícil la comprensión de las lecciones. Monseñor Zerdín, hizo eco de esta realidad y encontró grandes aliados, entre ellos la ONG CESAL y la Universidad Católica Sedes Sapientiae.

Fue entonces, en el año 2006, cuando estas instituciones se pusieron manos a la obra para apoyar esta iniciativa que conjuga la educación y el trabajo con indígenas para lograr el desarrollo en una de las regiones más pobres del Perú.

Dando a conocer el trabajo que se realiza en esta obra, La ONG CESAL ha producido el documental NOPOKI, educación para los pueblos indígenas, financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID), cuyo teaser podemos apreciar a continuación:

En los confines del mundo hay personas con esperanza que ni la pobreza, la falta de oportunidades o la violencia le impedirán perderla. Saben que la educación y el desarrollo les permite mejorar.

Es el espíritu de NOPOKI, una universidad indígena en el corazón de la selva amazónica de Perú, donde jóvenes de diferentes etnias tienen posibilidad de estudiar en su propia lengua.

Esta poderosa iniciativa de promover una educación bilingüe para los pueblos nativos nace de Monseñor Zerdín, un misionero franciscano croata que lleva con ellos 40 años. En la actualidad, los licenciados en NOPOKI trabajan en sus comunidades permitiendo así que los más pequeños puedan aprender en su propia lengua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *