Luis Solari: “Desconfianza ¿síntoma o enfermedad?”

El Dr. Luis Solari de la Fuente, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UCSS, participó en el Congreso Internacional del Instituto Internacional de Ciencias Administrativas / IIAS-IISA 2015 que tuvo lugar en la ciudad de Rio de Janeiro, Brasil.

Como conferencista representante de América Latina en el Foro Intercontinental de Administración “Políticas de confianza – Confianza en las políticas” realizado en el congreso, el Dr. Solari presentó la ponencia “Desconfianza: síntoma o enfermedad?” sobre el desafío que representa el desabalance entre el estado y sociedad civil en el espacio público.

Luis Solari - congreso IIAS - junio 2015

Resumen de la ponencia:

En Noviembre 1989 se produjo el inicio de un gran cambio en lo económico y en lo político. Al llegar al siglo XXI se han producido nuevos cambios, que han generado una relevancia y nuevo protagonismo de América Latina. Este cambio es amplio (todo cambia), complejo (todo se vuelve interdependiente) y muy rápido. Este nuevo futuro debe ser una construcción compartida, que exige una nueva relación entre la autoridad pública y la ciudadanía. Sin embargo, vemos que sucede todo lo contrario: hay una creciente desconfianza ciudadana hacia el Estado. En América Latina no estamos solamente ante un proceso de disfunción del Estado, sino a un grave problema estructural y esencial: la escasez o ausencia de sociedad civil en el espacio público, que deriva en una ausencia de control político social. Asimismo, ésta ha venido produciendo una reducción del control político institucional desde los parlamentos. Esto ha contribuido a que se incremente la percepción de corrupción en el ámbito público. Asimismo, existen numerosas situaciones de desprotección de derechos, particularmente los sociales, que no son resueltas para la autoridad pública, manteniendo a América Latina como el territorio más desigual del planeta. No debemos confundir el síntoma con la enfermedad. La desconfianza es un “síntoma” de una “enfermedad” más grave: una desestructuración de la democracia al no tener en el espacio público un balance adecuado entre sociedad civil y Estado. Se plantean soluciones a esta delicada situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *