“Indiana” Eugene SAVOY

Turismo y
Patrimonio Cultural
Indiana-Savoy---image

 

 

“INDIANA”
EUGENE SAVOY

Un explorador
apasionado por el Perú

Lic. Santiago Tácunan Bonifacio
El Historiador de Lima Norte
Docente UCSS


INDIANA-SAVOY-CULTURA.cdr

Douglas Eugene Savoy (Bellingham, 11 de mayo de 1927 – Reno, 14 de septiembre de 2007), bien podría ser la personificación del entrañable personaje de “Indiana Jones” de la cinematografía hollywoodense, por su porte y fama. Pocos saben que Eugene Savoy visitó el Perú entre 1957 y 1984 y se dedicó a explorarlo con pasión y dedicación de un carácter épico e inspirador.

Su historia reafirma lo que muchos exploradores y científicos extranjeros mencionan sobre lo fascinante que es el Perú y el grado de asombroso e incredulidad que transmiten las enormes e innumerables riquezas arqueológicas esparcidas por casi todo el territorio peruano. Inspirado en la visión romántico-geográfica de los grandes descubrimientos americanos de inicios del siglo XIX, trató siempre de superar con creces los aportes de Alexandre Von Humbolt, K. Ritter, Charles Wiener, George Squier, Ernest Middendort, Thomas Hutchinson, entre otros, quienes pusieron originalmente en vitrina mundial el pasado histórico del Perú.

Aunque no fue un arqueólogo profesional, pues el título académico que ostentaba era de Licenciado en teología y divinidad, grandes investigadores como Tom D. Dillehay, Hans Horkheimer, Luis Valcárcel o Henry Reichlen, reconocían sus valiosos aportes a la arqueología y cultura americana.

Su porte extravagante con bigote de bandido, sombrero modelo Stetson y un numeroso grupo de seguidores que constantemente lo asediaba, altamente asombrados por las fascinantes históricas extrañas y exóticas, contadas de manera vivencial o publicadas en sendos artículos periodísticos, como el The New York Times y/o refinados ensayos académicos de reconocidas universidades europeas, lo hicieron acreedor de una fama de “arqueólogo experimentado”. Sin embargo, su historia es poca conocida entre los peruanos, a pesar de ser descubridor de importantes vestigios arqueológicos como Vilcabamba (el último refugio de los incas, en Cusco), el Gran Pajatén (una antigua ciudad de piedra preincaica en la región San Martín), el Gran Vilaya (una intrincada estructura de piedra que cubren más de 250 kilómetros cuadrados de densa selva, en Chachapoyas), entre otras evidencias arquitectónicas ubicadas en el oriente peruano.

La imagen de “Indiana Jones Americano” fue oficializada en 1985 por la revista People, en momentos en que Douglas Eugene Savoy mantenía una fuerte disputa con un equipo de investigadores de la Universidad de Colorado, que se atribuía el verdadero descubrimiento del Gran Pajatén.

Este aventurero norteamericano inició su primera expedición arqueológica en el Perú en 1957 y aunque esta fue suspendida por falta de recursos económicos, decidió quedarse en el país y posteriormente organizar viajes terrestres y marítimos. Esto último con el propósito de demostrar un fluido comercio entre las antiguas civilizaciones de la costa del Pacífico y el océano Atlántico. Su gran aporte no solo fue descubrir las evidencias arqueológicas, sino también darlas a conocer en diferentes soportes, aunque el gráfico (litografía, daguerrotipo y fotografía), fue el más importante complemento para sus sabrosas historias y narraciones épicas.

Su fama de aventurero y de ausentarse largas jornadas en sus viajes de exploración no contribuyó en su vida familiar. Casado y divorciado tres veces, nunca dejó de contar fascinantes historias y siempre se ufanó de mencionar que, gracias a su intuición, otros científicos descubrieron grandes hallazgos arqueológicos en el Perú.

Su historia es poca conocida entre los peruanos, a pesar de ser descubridor de importantes vestigios arqueológicos como Vilcabamba, el Gran Pajatén, el Gran Vilaya, entre otras evidencias arquitectónicas ubicadas en el oriente peruano.

Particularmente, la historia de Douglas Eugene Savoy me recuerda la afición de “arqueólogo frustrado” que siempre pregono en clase y reuniones familiares, aunque no he dejado de experimentar algunas salidas de campo de exploración o reconocimiento científico con importantes arqueólogos, como Jaime Miasta, Álvaro Ruiz, entre otros. Cada una de esas aventuras son el punto de partida de largas y emocionantes charlas, aderezadas por anécdotas antes, durante y después de cada una de las expediciones.

Lástima que recordemos a estos personajes en fechas conmemorativas, post mortem, si acaso no están tan muertos como creemos.

Una respuesta a ““Indiana” Eugene SAVOY”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *