Enciende tu FUTURO:
¡apaga la luz!

Enciende tu FUTURO:
¡apaga la luz!

Earth Hour, Ora della Terra, Heure de la terre, Hora del planeta, cualquiera sea la manera en que lo llamemos es un regalo que le hacemos a nuestro planeta y, sobre todo, a nosotros mismos. Este 19 de marzo, desde las 8.30 p.m. hasta las 9.30 p.m., se prescinde de la electricidad. Tan solo una hora basta para alcanzar resultados increíbles.

Mg. Teresa Rubino – Universitá di Bari, Prensa UCSS.

¿Por qué apagar las luces?

Últimamente, se habla mucho de calentamiento global, pero ¿qué es efectivamente y qué consecuencias produce en nuestras vidas? La expresión deriva del inglés “global warming” y designa el aumento de las temperaturas que nuestro planeta está sufriendo y afecta tanto al atmosfera como al océano. Es bien cierto que, en su historial, la Tierra ha registrado diferentes épocas glaciales e interglaciares, debido a fenómenos naturales (equilibrio orbital, actividad solar, erupciones volcánicas, etc.), pero, desde la segunda mitad del siglo XX, se están registrando aumentos sistemáticos de las temperaturas medianas de la Tierra y eso es debido a la actividad humana.

Las causas

La quema de combustibles fósiles, la deforestación, la ganadería intensiva producen un aumento de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmosfera (vapor de agua, anhídrido carbónico, metano y ozono). Dichos gases alteran el equilibrio radioactivo y la partición de la energía superficial, así que la atmosfera retiene la radiación solar en vez de reflejarla atrás y, consecuentemente, la temperatura superficial de la Tierra aumenta.

Los efectos

Las consecuencias derivadas del calentamiento global son muchas y relacionadas entre sí. El aumento de la temperatura implica un aumento de la energía presente en la atmosfera y, por tanto, una intensificación de eventos atmosféricos extremos: ciclones, sequías, inundaciones, olas de calor y de hielo. El derretir de los glaciales y de los casquetes polares lleva a la elevación del nivel de los mares y la reducción de las tierras emergidas y, con ello, el déficit en la agricultura, la corriente norte-atlántica (debido a la disminución de la salinidad del Atlántico, consecuencia del derretimiento de los glaciales). En fin, muchas especies de plantas y animales están destinados a la extinción, que provocaría la destrucción de la cadena alimenticia. Además, de estas alteraciones ambientales existen también consecuencias económicas y sociales: se ha supuesto una reducción del PIL global de un punto porcentual y también los consumos globales per capita, según un informe de la Stern Review. Los sectores que se verán más afectados serán bancos, transportes y agricultura. Por lo tanto, los países en desarrollo serán los más afectados, puesto que dependen total y exclusivamente de la agricultura.

Las medidas correctivas

Los científicos concuerdan que la natura antropocéntrica del calentamiento global y, de hecho, el debate científico y político implica también la participación de la opinión pública para que se involucre en la resolución del problema. En esta onda, han florecidos bastantes medidas correctivas: investigaciones para encontrar fuentes energéticas alternativas y renovables; se ha creado el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) que realiza análisis e informes; casi 200 países han subscrito el Protocolo de Kyoto para reducir los gases emitidos; se ha sugerido introducir una tasa sobre las emisiones de carbono y leyes para la construcción de casas más eficientes desde el punto de vista energético; se están delineando medidas para reducir las deforestaciones; en fin, muchos grupos ambientalistas comparten consejos para que todos puedan contribuir en la vida cotidiana.

Debut de la iniciativa

Australia, 31 marzo 2007: el grupo ambientalista WWF (World Wide Fund for Nature), juntamente con el periódico Sydney Morning Herald, lanzó un reto a la ciudad de Sidney: desconectar la electricidad por una hora. La respuesta de los ciudadanos no se hizo atender: entre las 19.30 y las 20.30, más de 2 millones de personas se adhirieron a la iniciativa y no usaron nada que fuera conectado a la electricidad. De tal manera, se cortaron los consumos de un 2,1% hasta el 10,2%. En los años siguientes se han alcanzado resultados significativos. Entonces, apagar la luz por tan solo una hora sirve para participar en la salvaguardia del planeta. ¡Pero es no es suficiente! Hay que comprometerse día tras días. A continuación, una lista de acciones que podemos realizar para dar nuestra contribución en la salvaguardia del planeta.

Nueve consejos para ahorrar energía diariamente:

1. Si no lo usas, ¡apágalo! Vale tanto por las luces como para los aparatos electrónicos.
2. Aprovecha la energía solar, en tanto luz natural y también como fuente para recargar los aparatos electrónicos, hay cargadores solares.
3. Sé responsable en el consumo del agua: es siempre más escasa y hacerla llegar en casa, tratarla y desecharla representa un gasto energético.
3. Elige productos no envasados en plástico y reutiliza los envases. Lleva siempre contigo una bolsa de tela y utilízala para las compras.
5. Usa la bicicleta y el transporte público.
6. Separa tus residuos, por lo menos, en orgánicos e inorgánicos. Convierte tu basura orgánica en compost. Separa también cartón, aluminio, vidrio; así será más fácil reciclarlos.
7. Escoge productos orgánicos porque son sanos y respetan el ambiente en su proceso de elaboración. Prefiere el comercio justo: además del cuidado del ambiente apoyarás a las pequeñas realidades productoras.
8. Utiliza productos naturales en vez de los químicos industriales: el vinagre, el carbonato y el bicarbonato de sodio son desinfectantes naturales, quitan manchas y desodorizan.
9. Contribuye activamente compartiendo estos consejos entre tus contactos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *