Diez razones para ser MAESTRO

Diez razones para ser MAESTRO

Diez razones para ser MAESTRO

Profesor CÉSAR CORTEZ MONDRAGÓN,
Docente de la Facultad de Ciencias de la Educación y Humanidades

 

Uno de los grandes problemas que se plantean los alumnos que terminan el nivel secundario es la vocación profesional. Los test son índices que dan orientación, pero no pueden determinar el estudio de una profesión universitaria. Muchos todavía realizan su decisión por una carrera más por intuición o recomendaciones de extraños y familiares, que por desarrollo de capacidad. En este simple artículo expondré mis razones por las cuales seguí la profesión de educador. Dejaré en claro que ninguna de ellas tiene en cuenta la capacidad económica, las virtudes del triunfo, menos aún las posibilidades de las relaciones, porque todo ello llega como producto del ejercicio vocacional:
 

1
Vocación social
Es la fuerza que los educadores evocamos como una de las virtudes máximas. Su existencia es inherente al trabajo que realizamos.

 

2
Principios humanitarios
Sin los cuales sería difícil ejercer la profesión de educador. Se nota en nuestra forma de enseñar, trato con los alumnos y padres de familia. Maneras de nuestro comportamiento.

 

3
Realización patriótica
Los educadores, al ejercer su profesión, realizan una labor patriótica. Muchas profesiones pueden decir que hacen lo mismo, pero la educativa es directa como parte de la necesidad de un país.

 

4
Gratitud
Los educadores somos personas agradecidas con nuestros padres, nuestra familia, nuestra patria; por eso nos damos en nuestra profesión hacia los demás, como una gratitud por lo que recibimos.

 

5
Significado trascendente
Lo que hace un educador queda en el alumno, en la escuela, en el padre de familia, pero también va hacia lo más trascendente que es lo social, lo económico, lo político, hasta lo espiritual.

 

6
Principio de desarrollo cultural
Nada es más cultural que la labor educativa. Los que ejercemos esta noble profesión nos planteamos desde el principio el logro cultural de las personas y de los pueblos.

 

7
La educación está en toda forma de vida
Cuando educamos los profesores enseñamos, junto con las letras y las ciencias, las formas de vida, porque acompañamos valores, costumbres y testimonios.

 

8
Capacidad de gestión
Es la posibilidad de realizar nuestras ideas, sus principios, sus sueños. Justificar todo ello en obras concretas. Por eso creamos sistemas educativos, métodos de enseñanza, investigamos, escribimos libros y establecemos escuelas.

 

9
Contribución al progreso del país
Es posible que todos, de alguna manera hacemos patria y contribuimos al progreso del país. Pero un educador sabe que lo hace con ciencia y con conciencia. Con todo su ser y sin egoísmo.

 

10
Amor al prójimo como ejercicio religioso
El educador da el amor caritativo. No dando lo que le sobra, eso es conmiseración. El amor educativo tiene dos razones. Primero da aquello que le ha costado adquirir y, segundo, en el momento que el otro lo necesita. Por eso la educación puede convertirse en un acto divino.

 

Una respuesta a “Diez razones para ser MAESTRO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *