Cuide sus HUESOS

Cuide sus HUESOS

3 consejos para prevenir la osteoporosis

Lic. Melina Cruzado Meléndez
Docente de la Carrera Tecnología Médica – Terapia Física y Rehabilitación – UCSS

Los huesos constituyen la armazón del cuerpo; brindan soporte, protección a los órganos y permiten los movimientos. Los huesos tienen dos componentes importantes: el colágeno y las sales minerales como el calcio, que al unirse proveen de elasticidad y dureza; estas características permiten a los huesos cumplir las funciones para las que han sido creados. El hueso es una estructura viva que sufre constantemente un proceso de transformación en el que se alternan la destrucción y producción de hueso -es decir, se destruye una parte de hueso gastado y se reemplaza por hueso nuevo- estas fases naturales en el organismo están reguladas por procesos hormonales, actividad física, vitamina D, la dieta, entre otros. La cantidad de masa ósea que posea una persona depende de su edad, sexo y raza, el pico máximo de masa ósea que podamos adquirir lo tenemos alrededor de los 35 años, luego de ello esa cantidad de tejido óseo se va perdiendo natural y lentamente.

¿Un hueso duro de roer?

La osteoporosis en una enfermedad progresiva y silenciosa, puesto que se suscita en algún momento de la vida aumentando su gravedad con los años y no teniendo signos fáciles de identificar. Se caracteriza por una pérdida de la masa ósea; lo que lleva a tener los huesos frágiles y propensos a sufrir lesiones denominadas fracturas. Las fracturas -el principal síntoma de la Osteoporosis- pueden ocurrir por causas que normalmente no deberían causar daño óseo, por ejemplo una caída o un golpe. La osteoporosis se presenta en personas adultas mayores y con mayor frecuencia en las mujeres, ello debido a cambios hormonales propios de la edad y el sexo.
 
Cuide-sus-huesos---llamada-2Las fracturas ocasionadas pueden ser muy peligrosas dependiendo de la zona en la que ocurran; por ejemplo, una fisura en las vértebras puede ocasionar dolor y también alteración de la postura y en la mayoría de casos es la razón por la que las personas adultas mayores adquieren una prominencia en la espalda, lo que conocemos comúnmente como “giba o joroba”; las fracturas más peligrosas son las que ocurren en el hueso fémur -hueso que está ubicado en el muslo- puesto que pueden afectar a una arteria de importancia para la circulación, llegando incluso a causar la muerte. Por ello, es muy importante realizar aquello que esté a nuestro alcance para prevenir esta enfermedad. Para ello nos remitiremos a dos factores que está en nuestras manos controlar: la alimentación y la actividad física.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *