22 de octubre, festividad de SAN JUAN PABLO II

22 de octubre, festividad de SAN JUAN PABLO II

22 de octubre, festividad de SAN JUAN PABLO II

 

Por JUAN VALLE – Fondo Editorial UCSS

 

Cuando pensamos en la labor apostólica que realizó en vida san Juan Pablo II, lícitamente podríamos detenernos en sus obras de piedad, su gran compasión o los alientos por sabernos hijos del Padre amparados en la Iglesia. Sin embargo, este apostolado también puede traducirse en su inmensa y enérgica preocupación por el hombre en cuanto a su dignidad y su rol en la sociedad de su tiempo. Asimismo, es necesario recordar el modo en que su discurso se impregnó de la Doctrina Social de la Iglesia, la cual llevó en comunión con sus predecesores, tan necesarios de volver la mirada, como fueron Pío IX, León XIII, Pío XI, san Juan XXIII y el beato Pablo VI. Del mismo modo, es igual de invalorable la visión y firmeza del entrañable pontífice por la formación del hombre en las aulas universitarias. Por todos esos motivos, desde el Fondo Editorial UCSS, queremos recordar su presencia en un recuento por diferentes publicaciones y actividades llevadas hasta el momento.

 

IMAGEN 1En el 2004, un año antes de su partida a la casa del Padre, celebrando el 25 aniversario de su pontificado, se publicó El Papa peregrino. El libro reunió textos de Mons. Lino Panizza, Mons. Angelo Scola, Dr. Luis Solari, Mons. Rino Passigato, del entonces cardenal Joseph Ratzinger, además de la Ex Corde Ecclesiae. Constitución apostólica del Sumo Pontifice Juan Pablo II sobre las universidades católicas. A lo largo de la lectura encontramos bellas semblanzas y recordatorios de la pertinente labor evangelizadora que llevó el santo. Igualmente, en concordancia con la principal herencia que nos corresponde como universidad católica, en dicha constitución apostólica san Juan Pablo II reafirma que la búsqueda de la verdad debe ser el principal objetivo de instituciones como la nuestra.

IMAGEN 2Luego, en el 2011, año de su beatificación por Benedicto XVI, el Dr. José Antonio Benito, director del CEPAC y profesor de la carrera de Turismo y Patrimonio Cultural, publicó Beato Juan Pablo II. Un pontificado entre dos milenios. Este libro puede verse ahora como un documento histórico de la coyuntura que presidió a la canonización que realizó el papa Francisco en el 2014. Benito nos guía a través de su propuesta señalando que la primera parte del libro busca “acercarnos a los acontecimientos trepidantes del último cuarto del siglo XX y primeros años del nuevo milenio, al hilo del magisterio y acción del Papa”; la segunda parte recorre “el pensamiento papal de forma sintética y orgánica”; el tercer apartado, mucho más amplio, corresponde a “las líneas maestras, las improntas más destacadas del pontificado”; el cuarto apartado recoge “algunos análisis de biógrafos y estudiosos acerca de la repercusión de la vida, doctrina y acción del Papa en el tránsito del segundo al tercer milenio” y, finalmente, el quinto apartado supone la recordada peregrinación por el Perú (ver también http://jabenito.blogspot.pe/2014/06/san-juan-pablo-ii-regalo-del-cielo.html).

IMAGEN 3En el 2013, el P. Dr. Luigi Negri, publicó en la revista Studium Veritatis N. 17 el artículo “El aporte de Juan Pablo II a la Doctrina Social de la Iglesia”. En dicho texto, realiza una revisión de cuatro documentos en los que Juan Pablo II aborda aspectos fundamentales de la vida del hombre, como son Redemptoris Hominis, Lavorem Excersens, Sollicitudo Rei Socialis y Centesimus Annus. A través de su análisis podemos darnos cuenta que Juan Pablo II, con su marcada posición cristocéntrica, mantuvo al hombre como merecedor del desarrollo, cultura y progreso en los cuales la libertad y la solidaridad debían estar siempre presentes. Más aún, el pontífice supo sobrepasar la valla de pensar que una ideología determinada, ese velo que cubre la perspectiva de la persona, podía ser necesaria para que una sociedad llegase a su plenitud. De ese modo, Negri afirma lo siguiente: “La Iglesia ya no se plantea el problema de las ideologías, sino la tarea de revelar al hombre la verdad que se manifiesta en el Hombre por excelencia. Es la humanidad de Cristo el lugar en donde el hombre puede encontrar su humanidad. Esta es la forma como Juan Pablo II tomó la herencia del pasado, volviéndose al corazón del hombre”.

En concordancia, el entonces cardenal Ratzinger, en El Papa peregrino, recalca que para Juan Pablo II, “antropología y cristología son inseparables. Precisamente, Cristo nos ha revelado qué es el hombre y adónde debe ir para encontrar la vida. Este Cristo no es solo un modelo de existencia humana, un ejemplo de cómo se debe vivir, sino que ‘está unido, en cierto modo, a todo hombre’ (Redemptoris Hominis, 14)”. De igual modo, para el papa emérito, Juan Pablo II sostiene que “solamente partiendo del hombre perfecto se puede comprender lo que es el hombre, y que desde este punto de vista se puede vislumbrar el camino del ser humano […] solo podemos comprender qué es el hombre mirando a Aquel que realiza plenamente la naturaleza del hombre, que es imagen de Dios, el Hijo de Dios, Dios de Dios y Luz de Luz”.

IMAGEN 4A su vez, en el 2014, el Fondo Editorial colaboró con la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la UCSS para la edición del recopilatorio Constitución Política del Perú 1993. Normas internacionales sobre Derechos Humanos. Acuerdo entre la Santa Sede y la República del Perú. Ex Corde Ecclesiae. Constitución Apostólica sobre las Universidades Católicas. En su presentación, podemos saber que la intención por incluir este escrito de san Juan Pablo II fue sumarse a la tarea de la UCSS “buscando promover la educación humanista y científica, la formación integral de la persona, la dedicación a la investigación y creación del saber universal, generando los espacios de diálogo entre la Fe y la Razón, entre el Evangelio y la Cultura”.

IMAGEN 5Finalmente, en el 2015, durante la 20.a Feria Internacional del Libro de Lima, conmemoramos los 25 años de la Ex Corde Ecclesiae con la conferencia “Universidades Católicas: coherencia y fidelidad con la búsqueda de la verdad. 25 años de la Ex Corde Ecclesiae”. Para dicha ocasión, recordamos cómo san Juan Pablo II, consciente de la responsabilidad de la labor de una universidad, presentó la Constitución Apostólica Ex Corde Ecclesiae, la carta magna que guía a una casa superior de estudio católica. El Papa peregrino afirmaba que la fe “no teme la confrontación cultural abierta y franca; su certeza no se asemeja de ningún modo a la rigidez ideológica basada en prejuicios; es luz clara de verdad, que no se contrapone a las riquezas del ingenio, sino solo a las tinieblas del error” (Juan Pablo II, 2001). Asimismo, nos acompañaron en esa fecha Mons. Lino Panizza, Mons. Dr. José Luis del Palacio, P. Dr. César Buendía, Dr. Luis Solari de la Fuente y el Lic. Pedro Soto. (Puede ver el video completo de la conferencia en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=jFO2o2j5ynU)

IMAGEN 6De igual modo, en una de nuestras más recientes publicaciones titulada Ciencia y fe: ¿un equilibrio posible?, del P. Dr. Mario Arroyo Martínez Fabre, se puntualiza el papel difusor de san Juan Pablo II por ayudar a despejar el mito del conflicto sin solución entre el ámbito científico y el religioso. Durante su pontificado, tanto en Castelgandolfo como en la Academia Pontificia de las Ciencias, se refirió a temas como la evolución o el origen del hombre. Más aún, el P. Arroyo nos habla de la relación del santo con el caso de Galileo Galilei.

Para quienes tuvimos la oportunidad de compartir nuestras vidas en los años del pontificado de san Juan Pablo II, sabemos que este 22 de octubre será una fecha de gran acción de gracias. Recordarlo en toda su humildad y amor a su grey, y verlo ahora en los altares, debe ser también el impulso que nos ayude a acercarnos a su obra escrita y difundirla a las nuevas generaciones, teniendo muy en cuenta que cada palabra suya fue inspirada por sus deseos de llevarnos cada vez más a Cristo, a los brazos de la Iglesia y de la Santísima Virgen María. Encomendémonos a la intercesión de este santo, seguros de su valiente ejemplo y esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *